Formulario de Preinscripción

DIPLOMADO

Diplomado en Identidad de la Escuela Católica: educar es un acto de esperanza

Facultad o unidad que lo diseña: Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación

Fechas: 
Inicia:
15 de Julio de 2024
Finaliza: 30 de octubre de 2024

Horario:
Martes y jueves de 6:30 a 8:30 p.m. 

Intensidad horaria: 100 horas

Modalidad: Sincrónica

Inversión: $650.000
20% de descuento a Estudiantes y Egresados

Diplomado

Diplomado en Identidad de la Escuela Católica: educar es un acto de esperanza

El diplomado en “Identidad de la Escuela Católica: Educar un acto de esperanza”, propende por la formación de los diversos actores educativos que conforman las instituciones educativas católicas, desplegando la profundización y apropiación en el deber ser de la escuela católica en sus ejes de fundamentación epistemológica, antropológica y pedagógica, analizando de ese modo, las bases históricas de la escuela católica, en correspondencia con el modelo antropológico y por consiguiente de persona que cada institución pretende formar. Para tal fin, se propone el desarrollo de tres módulos: 1. Marco antropológico y magisterial de la escuela católica, 2. Pacto Educativo Global: una nueva mirada a la identidad de la escuela católica, 3. El proyecto educativo institucional y la pastoral educativa académica. A tenor de lo anterior, el diplomado permite ahondar en la identidad y finalidad de la escuela católica, la cual se concentra en la formación de la persona humana, presentando una novedosa forma de hacer una evaluación institucional, a partir de la cual todos los actores que participan en el proceso educativo, tengan la oportunidad de pensarse las finalidades misionales de la institución, para desde allí favorecer una educación que responda en perspectiva de esperanza a las diversas necesidades y problemáticas que enfrentan hoy los diferentes actores que asumen la labor de enseñar y formar el tejido humano y social. Desde esta perspectiva será necesario pensar ¿Cuál es la identidad de la escuela católica en el contexto contemporáneo? ¿Cuál es el lugar que ocupa la escuela católica en la configuración de la sociedad del Siglo XXI? ¿Qué significa enseñar en el contexto de la escuela católica? ¿cuál es la finalidad de la escuela católica y sus marcos de acción en el momento presente? ¿De qué manera la escuela católica contribuye a la construcción de paz?

 

El proyecto educativo católico hace una opción concreta a la hora de formar a la persona humana, para tal fin, conjuga su acción con las diferentes intencionalidades educativas que conforman la academia, es decir, integra las finalidades de las áreas para responder a la formación integral de las dimensiones de la persona humana, en efecto, el deber ser de los distintos actores que conforman la institución educativa se centra en la configuración y ascenso de la persona. En tal sentido, el diplomado en “Identidad de la Escuela Católica: educar es un acto de esperanza”, posibilita que los distintos actores educativos repiensen la pregunta ¿Qué modelo de ser humano quiere formar la institución educativa católica? ésta orienta el horizonte de sentido de la acción educativa y pedagógica de la escuela católica, porque toda ella refiere la construcción del ser humano, en efecto, «el objetivo de toda educación genuina es la de humanizar y personalizar el hombre, sin desviarlo, antes bien, orientarlo eficazmente hacía su fin último»[1], es decir, enseña a ser, enseña a ser persona en toda su expresión, advirtiendo de manera explícita el proyecto que asume la educación católica.

 

Ahora bien, el pacto educativo global propuesto por el Papa Francisco, encuentra un escenario de reflexión y profundización en el presente diplomado, porque permite entrar en diálogo frente a la manera en que la especie humana habita el planeta, llamando la atención en la necesidad para reconocer al otro, a partir de allí, invita a los actores educativos a incluir en sus apuestas formativas lenguajes, estrategias, procesos y elaboraciones que articuladas a los distintos saberes permitan contribuir en la configuración de una persona que priorice la solidaridad, la empatía y se empeñe en construir una sociedad acogedora y solidaria.

 

Para lograr los anteriores supuestos, es indispensable que las instituciones educativas se examinen a fondo, renueven de manera permanente el compromiso con las nuevas generaciones, la pasión por educar y configurar modelos en los que predomine la inclusión, la escucha a las necesidades del otro, el diálogo constructivo y la comprensión mutua como imperativo para proceder en las distintas circunstancias que se viven en la cotidianidad escolar. Por ello, el presente diplomado propende por motivar a las instituciones educativas a examinarse, no ante los entes externos en función de los procesos de calidad educativa para ofrecer un mejor producto y mostrar la eficiencia de su gestión, se trata en esta ocasión, de hacer una lectura que le permita evaluarse desde su misión, visión y proyecto educativo frente a los esfuerzos reales que hace para promover en los estudiantes la generación de redes de relaciones humanas abiertas, en donde predomine la fraternidad. En tal virtud el diagnóstico y evaluación institucional que supone el diplomado, invita a las instituciones educativas católicas a convertirse en portadoras de «una alianza entre todos los componentes de la persona: entre el estudio y la vida; entre las generaciones; entre los docentes, los estudiantes, las familias y la sociedad civil con sus expresiones intelectuales, científicas, artísticas, deportivas, políticas, económicas y solidarias. Una alianza entre los habitantes de la Tierra y la “casa común”, a la que debemos cuidado y respeto. Una alianza que suscite paz, justicia y acogida entre todos los pueblos de la familia humana, como también de diálogo entre las religiones»[2]

 

De cara a los elementos presentados anteriormente, urge que las instituciones educativas católicas, generen una reflexión pedagógica que les permita mirarse de cara a los retos presentados por el Papa Francisco en su propuesta del pacto educativo global. Ello implica  ponerse en camino, convirtiendo los siete compromisos del pacto educativo global en matriz de análisis para considerar la manera en que en el ámbito escolar se está poniendo a la persona en el centro de toda acción educativa, es decir, si todo la estructura está siendo diseñada para escuchar a los estudiantes como característica sin la cual no es posible propender por una vida digna, si hay espacios para que las niñas y mujeres en proceso de formación puedan participar de manera plena en los distintos espacios escolares, sin sentirse discriminadas, acosadas o excluidas.

 

Si la institución está vinculando estructuralmente a la familia en el proceso educativa, entendiéndola como la primera escuela y haciéndole ver sus responsabilidades formativas, si se está siendo consecuente con las actitudes de acogida especialmente con los más vulnerables y marginados. Si todos los actores educativos están interesados en presentar a los estudiantes nuevas maneras de entender la economía, la política, el desarrollo y el progreso que deben estar al servicio de las necesidades humanas y no propendiendo por esclavizar a la comunidad humana. Y finalmente, si los esfuerzos institucionales realmente contribuyen a generar acciones decididas frente al cuidado de la casa común, protegiendo los recursos naturales y apostando por la consecución de energías renovables que respeten el medio ambiente y las demás especies.

[1] CELAM. Conferencias generales del Episcopado Latinoamericano. (Bogotá: Editorial Retina, 1994), 506. 

[2] Francisco. Pacto Educativo Global. Vademécum. 2019, 5. Consultado 25 de marzo de 2022 en

https://www.educationglobalcompact.org/resources/Risorse/vademecum-espanol.pdf

 

Diplomado en Identidad de la Escuela Católica: educar es un acto de esperanza

Comprender los ejes de fundamentación epistemológica, antropológica y pedagógica que configuran la identidad de la escuela católica, estableciendo la articulación con el horizonte institucional de las instituciones educativas que participen del diplomado

 

  • Identificar desde los documentos del magisterio de la Iglesia los referentes identitarios de la escuela católica.
  • Analizar los contextos educativos a partir del magisterio de la Iglesia y la propuesta del pacto educativo global de cara a la reconfigurar el proyecto educativo institucional
  • Presentar derroteros pedagógicos y educativos aplicables a las distintas áreas del saber en correspondencia con la propuesta de la escuela católica.
  • Profundizar en el marco epistemológico, antropológico y pedagógico que sustenta a la escuela católica
  • Reconocer la propuesta del pacto educativo global para configurar el perfil y la acción de los sujetos que entretejen el proyecto educativo católico
  • Articular el proyecto educativo institucional con el horizonte formativo de la escuela católica

El desarrollo del diplomado se llevará a cabo mediante encuentros sincrónicos y con el apoyo del aula virtual, conjugando de esa manera la reflexión y orientación por parte del docente, con el trabajo independiente del estudiante mediante el desarrollo de talleres grupales, profundización de lecturas y otras estrategias pedagógicas que propendan por la profundización temática de cada uno de los módulos. Para tal fin, será necesario que los participantes dispongan de cuatro horas a la semana para el encuentro sincrónico, y un mínimo de tres horas para el trabajo independiente y trabajo colaborativo. El desarrollo del diplomado se llevará a cabo mediante modalidad remota sincrónica, que permite al estudiante realizar los estudios sin tener que trasladarse y trabajar desde la comodidad de la casa.

El seguimiento se llevará a cabo desde la estrategia metodológica creada por lo docentes en el aula virtual, determinando de esa manera el avance secuencial de cada uno de los módulos.

Al finalizar cada uno de los módulos los actores educativos que participen del diplomado, deberán hacer entrega en el aula virtual de un producto que explicite el aprendizaje alcanzado. Cada docente tiene la libertad de acordar con el grupo de participantes el producto a entregar, el cual será insumo para la construcción del proyecto y propuesta formativa que será construida y socializada en el tercer y último módulo. En ese sentido, el proyecto final, estará articulado al contexto y escenario educativo particular, de tal modo que articule los contenidos abordados en cada uno de los módulos y será el trabajo final con el cual se aprueba diplomado. Para aprobar el Diplomado y recibir el certificado, los participantes deberán haber realizado las actividades asignadas en los respectivos módulos. Así mismo, los participantes deberán haber participado del 85% de las actividades y estrategias programadas.

El diplomado está dirigido a todos los actores educativos que intervienen en los procesos de formación de la persona humana, es decir, comunidades educativas en general, docentes de todas las áreas, directivos docentes y administrativos.

Equipo de

Trabajo

Lugar: Edificio Duns Scoto, (Oficina 504)

Horario de Atención: Lunes a viernes Jornada Continua de 8:00 a.m. a 5:00 p.m.

Ana Teresa Quintero Sánchez

Auxiliar Administrativo 

 

601 667 10 90 Ext. 4222

Richard Julián Vela Torres
Profesional Proyectos y Convocatorias

601 667 10 90 Ext. 4224

Olga Lucía Forero León

Analista Profesional de Egresados

601 667 10 90 Ext. 4223

Leonardo Rodríguez Villamizar

Director Dirección de Proyección Social

601 667 10 90 Ext. 4221

Preinscríbete